Síndrome de dependencia

Autumn rhythm de John Pollock

Síndrome de dependencia emocional. La dependencia emocional es un patrón psicológico que incluye: necesidad de que otros asuman la responsabilidad en las principales parcelas de su vida, temor a la separación de las personas, dificultades para tomar decisiones por sí mismos, dificultades para expresar el desacuerdo con los demás debido al temor a la pérdida de apoyo o aprobación… ¡qué feo!, ¿no?

Afortunadamente no vamos a hablar de este tipo de dependencia. Aunque a algunos estudiantes del español este tema los traerá locos.

Sí, estamos hablando del subjuntivo. Y de la dependencia. No del síndrome de dependencia emocional que pueda producir estudiar el subjuntivo, que es posible que aparezca (daños colaterales), sino de intentar explicar el subjuntivo a través de la dependencia.

Cualquiera que investigue un poco por Internet encontrará mucha información y muchas formas de explicar el subjuntivo en español. Las hay más simples, más científicas, más enrevesadas y más famosas. Yo hoy intento traer un modo de pensar que quizás ayude a los estudiantes a entender un poco más el subjuntivo.

La dependencia es un factor que está relacionado (en gran parte de las ocasiones) con el uso o el no uso del subjuntivo. Pongamos un ejemplo. El subjuntivo en los deseos:

  • Quiero cenar pizza. Depende de mí, puedo coger el teléfono y llamar para pedir una pizza y comerla. O hacerla.
  • Quiero que mis estudiantes hablen español perfecto. Ojalá dependiera sólo de mí, pero no es así. Esto es un trabajo en equipo.

No es una regla científica que se pueda aplicar a todos los contextos en los que aparece el subjuntivo (aprender un idioma tiene mucho de ciencia pero también muchas contradicciones que aportan valor y belleza a la dura tarea de dominarlo), aunque puede ayudar a los estudiantes a acercarse un poco más o a entender un poco mejor este modo verbal que tenemos en nuestra lengua y que es tan particular si la comparamos con otras.

Cuando dependemos de algo externo o de otra persona normalmente nos sentimos inseguros o indefensos (volver a leer el primer párrafo). Esta es una característica básica del subjuntivo. La inseguridad, la duda, lo desconocido. Pero vivimos en un mundo donde la subordinación está a la orden del día y no debemos tener miedo a esto. A nadie le gusta el sentimiento de depender de otra persona o de otra cosa, pero es lo que hay y debemos confiar en que la persona que está a tu lado va a apoyarte y hacer su “tarea” de la forma más eficiente posible.

No le tengáis miedo al subjuntivo. Es sólo una inseguridad más (quizás la menos importante) de las muchas que tenemos en nuestras vidas (ahora más que nunca).

Todo por ahora, nos vemos en un click.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *